Buscar
03:12h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

REPORTAJE | La relación más tóxica

El periodista crítico frente a la corrupción

Del 27 al 30 de noviembre, la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense acogió unas jornadas bajo el lema de "No más corrupción", analizaron y denunciaron estas prácticas con distintos puntos de vista; desde el derecho, el activismo y los medios de comunicación. Las mesas contaron con la participación de periodistas como Angélica Rubio, Jesús Maraña, Carlos Enrique Bayo, Cristina Fallarás y Jesús Cintora.

 

Días enteros interpretando la actualidad y tratando de hacerla comprensible. Sin embargo, todavía no hemos encontrado la fórmula para explicar qué es eso de la corrupción y la gravedad del asunto que expolia parte del erario público. Sobre corrupción parece que todo está dicho, es el modus operandi instalado en este momento. El Caso Lezo, la salida a bolsa de Bankia, la grabaciones del exministro Jorge Fernández Díaz,  las cuentas de Luxleaks, Gurtel, Taula, y un sinfín. El poder mediático también forma parte del juego, como una herramienta para proteger a los corruptos o para luchar contra ellos.

 

 

Portadas de periódicos embargadas por bancos

Diarios con un  anuncio del banco Santander en sus portadas | Marta Semitiel

 

Los cuatro días de intensas ponencias estuvieron organizados por Corruptil, con la colaboración de las instituciones Antena 3, Change.org, El Confidencial, Fíltrala, FIBGAR, Gestha, Público, X.net. Lara Carrasco, presidenta de Corruptil, ha sido la encargada de conducir y dirigir el Congreso.


                                                                                                  Carlos Enrique Bayo, Carlos Hernanz Angélica Rubio, Jesús Maraña y Lara Carrasco | Andrés Herrero

Carlos Enrique Bayo, Carlos Hernanz Angélica Rubio, Jesús Maraña y Lara Carrasco | Andrés Herrero

 

 

 

El silencio de la información sobre corrupción

Uno de los debates estuvo centrado en el papel de los medios de comunicación a la hora de gestionar los temas de corrupción. Se sentaron en la mesa: Carlos Enrique Bayo, de Público; Carlos Hernanz, de El Confidencial; Jesús Maraña, de InfoLibre; y Angélica Rubio, directora de El Plural. Todos ellos como representantes de medios digitales que han destapado importantes tramas de corrupción en los últimos años.

 

En el debate se abarcaron desde diferentes perspectivas las variables que condicionan el tratamiento de este tipo de información señalando la falta de credibilidad y de independencia de los medios como los principales factores que ponen en riesgo la información:

 

Jesús Maraña, director de opinión en InfoLibre:  «Para administrar los temas de corrupción desde los medios, o se es independiente, o lo habitual es que ese caso se tapa, se devalúa o se "pincha el globo"».

 

 

 

El silencio como estrategia para desviar la atención de determinados temas aludiendo al entramado de connivencia de un sistema de corruptores y corrompidos que emerge de las élites económicas y se extiende al poder mediático.

«El control de los medios de comunicación conlleva tener el control del silencio, es decir, se omiten muchísimas cosas o se minimizan sobre temas mucho más graves que otros de los que se hacen montañas informativas», indicaba Bayo. El periodista de Público ha hecho referencia a las grabaciones del exministro del interior Jorge Fernández Díaz y al papel del comisario Villarejo.

 

«Si tenemos a los medios de comunicación públicos manipulados por el poder político y a los privados controlados por el poder económico, ¿en quién podemos confiar los que consumimos información?» Carlos Enrique Bayo, ex director de Público

Por su parte, Carlos Hernanz, de El Confidencial, ha recordado cómo dos grandes periódicos españoles (en referencia a El País y a El Mundo) rechazaron participar en proyectos de investigación que ellos acabaron llevando a cabo, como por ejemplo Offshoreleaks, origen de Los Papeles de Panamá.

 

Otro de los factores destacados ha sido la eclosión de la revolución digital en el poder mediático, que según Angélica Rubio “ha distribuido el poder mediático que antes estaba repartido en muy pocas manos”, aunque también se ha referido a la cara oculta de esa digitalización, como el ejemplo del sitio web del comisario Villarejo destinado a difundir información falsa.

Carlos Hernanz de El Confidencial y Angélica Rubido, directora de El Plural. | Andrés Herrero

Carlos Hernanz de El Confidencial y Angélica Rubio, directora de El Plural | Andrés Herrero

 

Prejuicios: publicación de informaciones sin evidencia demostrable

Si hay una sensación que impera a la hora de hablar de corrupción es la de impotencia e impunidad. Muchos consideran que las comisiones, la evasión fiscal, los cargos a dedo, los abusos de poder y la impunidad son males endémicos del sistema. Una enfermedad que como mucho se puede paliar, pero no curar. No obstante, a lo largo de la historia ha habido denunciantes anónimos que, muchas veces desde dentro, han puesto en riesgo sus trabajos o sus vidas para exponer este juego sucio ante el resto de los ciudadanos.

La Sociedad de la Información ha transformado este rol; sin embargo, para Stéphane Grueso, de Filtrala.org, “filtraciones ha habido siempre”. Junto con Sergio Salgado de Xnet, ambos representaron ante la UCM a las dos únicas organizaciones de filtraciones garantes del anonimato del denunciante en España.

 Fue en 2013 cuando Xnet recibió los llamados “correos de Blesa”, destapando así el escándalo de las Tarjetas Black y cómo se fraguó el hundimiento de Bankia. Esta es una de las victorias entre las muchas batallas que luchan Filtrala.org y Xnet en el campo de la libertad informativa. No obstante, Grueso sueña con algún día alcanzar la victoria definitiva y un apacible retiro. “Nosotros no queremos que existan las filtraciones, no queremos existir. Pero mientras los gobiernos no sean transparentes y no rindan cuentas, es una herramienta que pueden usar los periodistas” declaró el miembro de Filtrala.org a Perro Come Perro.

Las filtraciones masivas que envía el denunciante, muchas veces hasta millones de documentos, deben ser analizadas y contrastadas antes exponerlas al ojo público. En medios de comunicación como La Marea, Diagonal, Mongolia y eldiario.es hay un ordenador viejo con un estricto uso. Es la forma de estos medios de comunicarse con Filtrala.org, y así mantener la mayor seguridad en el mundo lleno de sospechas que es el ciberespacio.

¿Se puede hacer algo contra la corrupción?

Si no se tiene información que filtrar ¿cómo ayudar?: “Contándolo” sentencia Grueso. “Haciendo saber a las personas que este fenómeno existe. Y también  intentando cambiar el discurso de que las filtraciones son algo malo” añade. Si bien Xnet hizo un llamado a las administraciones públicas para que instalen sus propios buzones de denuncia anónimos, Grueso duda. Poner las filtraciones en manos de las mismas administraciones corruptas es, para él, “uno de los más grandes peligros”.

 

 

Manipulación: 'el periodista en el fango de la corrupción'

Nacho Calle, de la Sexta y Jesús Escudero de El Confidencial. Dos periodistas miembros del ICIJ, un organismo conformado por más de 400 periodistas de innumerables países que se reparten presiones y se defienden unos a otros para aniquilar la figura de lo que parece ser el motor de la potestad en el mundo: la corrupción.  

 Ambos, han sido de tremenda relevancia en esta lucha, tecla a tecla y bien acompañados de un largo equipo de apasionados del periodismo de datos e informáticos que abogan por la transparencia, han destapado dos conjuntos de papeles que mundialmente han dado un gran golpe mediático: los Papeles de Panamá y los Paradise Papers.

Datos y datos, bulos y bulos, investigaciones, amenazas, terabytes de información de fuentes anónimas poco protegidas y montones de horas tratando de sacar ese nombre que ocupe al día siguiente todas las portadas. Y no solo nombres y números de cuentas bancarias en paraísos fiscales; también empresas que tienen acuerdos con narcotraficantes o sedes bancarias que financian al terrorismo. ¿Por qué jugarte el tipo para una información que a día de hoy puede no ser publicada? ¿Cómo controlar ese aluvión de amenazas?

 «Hay que ser exigente,  con que publiques una noticia mala después de otras noventa y nueve excelentes, se te va a tachar siempre por la mala. Una picia en una investigación te echa de todas las demás». Jesús Escudero, periodista de El Confidencial.

 

 Por el momento parece que estos valores y las directrices que están siguiendo periodistas como Nacho y Jesús están dando la posibilidad de sacar a la luz miles de nombres diariamente, y que aquellos que están hasta las orejas de tufos se asusten más de la cuenta. Ojalá y esto se reduzca. Que impere el periodismo cuando con tantas ansias quieren aniquilarlo. Ni la corrupción ni las amenazas acabarán con la profesión del destape. Estamos más vivos que nunca.

¿Es la política de consenso la causante de la corrupción?  Sí, según el economista Roberto Centeno y el pensador Antonio García-Trevijano.  Este aseguraba tras las jornadas, «el consenso es corrupción y fuente de corrupciones». Unas jornadas en las que el dirigente de MCRC insistía en que la única cura contra este mal, que a todos nos atañe, es la separación de poderes: «Para que los poderes se vigilen unos a otros, para que se denuncien unos a otros, para que se odien unos a otros, para que se descubran sus vicios, para que quieran aniquilarse unos a otros; solo así el ciudadano podrá dormir tranquilo». Una separación inexistente en este país donde el poder ejecutivo se encuentra plenamente alojado en el judicial.

Trevijano propone la necesidad de enmendar la Constitución; un escrito que según él está corrupto desde el primer día por la ya nombrada política de consenso. «España está condicionada por sus hechos históricos», afirmaba.

«La Constitución actual solo es sostenible mediante la corrupción y que así se hizo premeditadamente en el año 1978, mediante el reparto de botín entre dirigentes.» Antonio García-Trevijano, jurista.

 «¿Por qué creéis que estoy prohibido?», pregunta Trevijano. Los medios van estrechamente ligados a la corrupción -según el ponente-, que dice estar vetado en todos los mass media del país. «Me tienen miedo». Personajes como él, que luchan contra el poder corrupto, no tienen cabida en los noticiarios. Él mismo dirige su propio canal de radio y televisión, y un periódico digital. Radio Libertad Constituyente, Libertad Constituyente TV y diariorc.com. En los que, sin la correa de la corrupción tirándoles del cuello, divulga libremente junto con sus militantes los ideales y estrategias contra la oligarquía de partidos. Ante la propuesta de la Ley Integral de Corruptil, el repúblico sugiere una ley que haga cumplir la ya existente.

Jesús Cintora, Arantxa Mejías, Mariano Benítez de Lugo, Lara Carrasco y Azahara Peralta | Andrés Herrero

Jesús Cintora, Arantxa Mejías, Mariano Benítez de Lugo, Lara Carrasco y Azahara Peralta | Andrés Herrero

El cierre de las jornadas contó con la participación del periodista Jesús Cintora, que declaraba: «Si al periodista incómodo lo apartas o le cierras el grifo, pues evidentemente se informa menos de estas cosas, queda para los medios más minoritarios y, al final, es algo que no llega al gran público». Recordamos que el ex presentador fue despedido de Las mañanas de Cuatro.