Buscar
02:37h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

DEPORTES | BÉISBOL

Otra buena historia deportiva desperdiciada por los medios

El pasado 2 de noviembre, los Houston Astros ganaron la Serie Mundial de béisbol. Varios medios deportivos contaron la noticia pasando por alto detalles muy interesantes que ayudaban a contextualizar este triunfo. Aunque es cierto que todos los medios fueron capaces de ver la gran hazaña lograda por uno de los peores equipos de béisbol de EEUU, lo que más interesaba en esta noticia en realidad no era el qué, sino el cómo.

 

José Altuve, jugador de los Houston Astros, en 2017 | KEITH ALLISON
José Altuve, jugador de los Houston Astros, en 2017 | KEITH ALLISON

La vida del amante de los deportes en España es particular. El fútbol acapara casi la totalidad del espacio en los medios deportivos, por lo que esa persona tiene dos opciones para poder estar al tanto de la actualidad: la primera y clásica alternativa es la de seguir los deportes que te han dado siempre los medios. Esta opción implica vivir al máximo el fútbol y que la aplicación de Marca te avise de cómo quedó tu equipo en baloncesto, por ejemplo. Además, puede darse el caso de que también te interese el mundo del motor, así que las notificaciones de Marca inundan tu móvil cada fin de semana hasta el punto de no saber por qué instalaste la App en un primer momento.

La otra opción es la de rebuscar fuera de las portadas de los medios deportivos –convirtiéndose muchas veces en una práctica insalubre debido al poco esmero que ellos mismos ponen- hasta encontrar las noticias sobre pádel, ciclismo, atletismo o dios sabe qué otros deportes. Para ello, el amante de los deportes tendrá que superar los múltiples artículos sobre una estadística cogida con pinzas de el nuevo mejor Real Madrid de la historia, las fotos más íntimas de Messi o el último y precioso detalle de un futbolista multimillonario hacia un fan al obsequiarle con una camiseta sudada.

Sin embargo, no todo el deporte está recogido en estos medios ni toda la información se cuenta correctamente. El pasado 2 de noviembre, los Houston Astros ganaron la Serie Mundial de béisbol. Varios medios deportivos contaron la noticia pasando por alto detalles muy interesantes que ayudaban a contextualizar este triunfo. Aunque es cierto que todos los medios fueron capaces de ver la gran hazaña, lograda por uno de los peores equipos de béisbol de EEUU, lo que más interesaba en esta noticia en realidad no era el qué, sino el cómo. Un cómo por el que sí se preocuparon en analizar otros medios de carácter generalista como El Mundo o The Guardian.

Y es que la clave del triunfo de los Astros de Houston no radicó en un entrenador de ensueño, un grupo formidable o unos jugadores físicamente apabullantes. Su éxito se desprende del Big Data. Como afirmó Marcos Pereda en su artículo de Ctxt dedicado al tema, «pueden afirmar sin rubor que Los Astros fueron campeones gracias a un ordenador, varios algoritmos y millones de datos. Así de frío. Así de fascinante». De este modo, un equipo ciertamente mediocre, gracias a sus inversiones en tecnología, científicos y, por qué no, también gracias a su inversión en el riesgo que esto suponía, encontraron la vía para acabar con la clásica frase de: «en el deporte puede pasar cualquier cosa». De ahora en adelante, sabremos las probabilidades de que ocurra cada una de ellas.

No es de extrañar, a estas alturas, el poco interés por los deportes que no venden en los medios deportivos españoles. Sin embargo, sí llama la atención que no utilicen material sensible de ser un auténtico bombazo entre sus lectores, al ser, además, algo tan controvertido y que suscitaría tanto revuelo. Y a pesar de que el béisbol es un deporte minoritario en nuestro entorno, que uno de los peores equipos de la historia haya ganado la Serie Mundial invirtiendo casi la totalidad de sus recursos en ciencia, ¿no es una buena historia?